Tres cosas que su pyme debe implementar para cumplir con el SAT

Posted by on September 13, 2020 · 3 mins read

A pesar de la gran cantidad de negocios informales en México, desde hace algunos años nuevos emprendedores han intentado acercarse al SAT para buscar la regularidad; sin embargo, muy pocos son los que cumplen con todas sus obligaciones tributarias. Según la Encuesta Nacional de Productividad y Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 21,4% de las pymes no realiza registros contables. Por otro lado, el estudio también mostró que el 25,5% de los que tienen un registro lo hacen utilizando un libro de contabilidad. Para las autoridades se trata de cifras muy preocupantes que explican por qué la mitad de las pymes mexicanas no pagan sus impuestos de manera oportuna, ni llevan cuentas adecuadas, a pesar de los sistemas y herramientas gubernamentales.

Antes de mostrarte solo un ejemplo de una de las fallas más comunes en las pymes. Para no cometer errores, aquí están los tres puntos más importantes que toda pequeña y mediana empresa debe considerar si quiere cumplir con sus obligaciones tributarias. La factura es uno de los elementos más importantes en su relación con el SAT ya que permite a los contribuyentes controlar sus ingresos y gastos. Es cierto que en el pasado las facturas eran solo en papel y se enviaban varias series para ser impresas (por eso las oficinas de contabilidad estaban llenas de archivos). Sin embargo, en 2019 estas hojas fueron reemplazadas por comprobantes fiscales digitales (CFDI). Algo que muchas empresas ignoran es que estos CFDI ya son obligatorios para todas las empresas en México. Si no los tiene, debe generarlos con su Registro Federal de Contribuyentes (RFC), Firma Electrónica (FIEL) y Certificado de Sello Digital (CSD). Si en tu caso eres un contribuyente con un volumen muy bajo de facturas, solo ingresa a la página del Servicio de Administración Tributaria y usa su herramienta en línea para generarlas. Otro de los puntos fundamentales y obligatorios es la nómina electrónica. Fue en enero de 2017 cuando se estableció que toda la información digital de nómina que indica el salario asignado a cada empleado, sus ganancias y deducciones debía ser entregada al servicio de administración tributaria. Al ser una obligación, las autoridades fiscales pueden, en caso de incumplimiento de los requisitos, imponer sanciones a cualquier actividad comercial. Si desea que su PYME cumpla con este requisito, deberá tener el software actualizado con las nuevas disposiciones del Anexo 20 del Servicio.

Este punto es el más importante de los tres. Cuando una empresa comienza a generar ingresos, se convierte en una obligación de pagar impuestos. Para ello, lo primero es decidir cómo se pagarán estos impuestos, es decir, elegir entre el régimen físico o el moral. Esto determinará el tipo de obligaciones que tendrá ante el Tesoro, pero generalmente se presentan declaraciones mensuales y anuales de IVA, PVR y retención de impuestos. El pago de impuestos no debe ser una carga para un negocio y menos si existe un área que le permita optimizar recursos y obtener beneficios de la provisión de contribuciones como incentivos fiscales para las pymes.