¿Qué tipo de esquema puede elegir al iniciar un negocio?

Posted by on September 25, 2020 · 2 mins read

Uno de los principales trámites a realizar a la hora de iniciar un negocio es registrarlo en el Sistema de Administración Tributaria. Pero antes de iniciar el proceso, es necesario tener muy claro el régimen en el que te registrarás, ya que de él dependen las obligaciones fiscales que tienes que cumplir. Este paso te ayudará a formalizar tu negocio y así poder contribuir al desarrollo y crecimiento económico del país.

Para ayudarte a elegir el régimen más adecuado, te compartiremos las características de los que puedes elegir en función de las actividades que realizarás.

Dentro del tipo de contribuyente “persona física” se pueden encontrar las siguientes opciones de régimen para una empresa:

Negocios: esta opción es para personas que se dedican a actividades comerciales como tener un restaurante, escuela, tienda, etc; y también aplica a actividades industriales como minería, fabricación de calzado, construcción, entre otras.

Régimen de constitución fiscal: Este régimen es para quienes realizan actividades comerciales donde no es necesario tener título profesional y se aplica siempre que la renta no supere los dos millones de pesos anuales.

Arrendamiento de inmuebles: está dirigido a aquellos sujetos que alquilan cualquier tipo de inmueble como apartamentos, casas, locales comerciales, naves, edificios o terrenos.

Servicios Profesionales: Es para personas que obtienen ingresos por brindar servicios profesionales de manera independiente como abogados, fotógrafos, dentistas, etc. (este es el adecuado para autónomos)

Las personas jurídicas deben elegir entre las siguientes opciones en función del propósito y la constitución de la organización: General: este régimen se aplica a todas las organizaciones con fines de lucro y se divide en diferentes tipos. Por ejemplo, empresas como sociedad anónima, sociedad de responsabilidad limitada, etc. almacenes, arrendadores financieros y entidades de crédito o compañías de seguros y fianzas.

Para fines sin fines de lucro: En este régimen, todas las organizaciones sin fines de lucro como organizaciones benéficas, organizaciones religiosas, sociedades civiles, etc., deben estar incorporadas. Entre las obligaciones generales que adquieres una vez formalizado tu negocio se encuentran: