La no actualización del buzón fiscal resultará en multas del SAT

Posted by on September 17, 2020 · 2 mins read

2020 ha venido con varios cambios fiscales, uno de los cuales es la obligación del contribuyente, ya sea persona física o jurídica, de mantenerse al día con su buzón fiscal. Básicamente el Buzón Tributario es una aplicación implementada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) que tiene como principal objetivo ser una herramienta de comunicación entre la Administración Financiera y el contribuyente. Por tanto, el buzón es utilizado por cada contribuyente para realizar trámites, archivar información o documentación, presentar promociones, cumplir requisitos e incluso obtener respuestas a sus dudas. Asimismo, las autoridades fiscales utilizan esta plataforma para notificar actos administrativos y dar respuesta al contribuyente. Como se mencionó al inicio, este 2020 vino con cambios, uno de los cuales fue la entrada en vigencia de una enmienda al artículo 17-K del Código Fiscal de la Federación. Te puede interesar: ¿qué es la discrepancia fiscal y cuál es la sanción? Este artículo especifica que a las personas y entidades inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) se les asignará un buzón de impuestos. El cambio es que ahora todos los contribuyentes se verían obligados a habilitar su bandeja de entrada, que antes era opcional. Además de esta obligación, también deben mantener actualizados los medios de contacto. De no hacerse así, se entenderá que el contribuyente no desea recibir notificaciones a través de la bandeja de entrada.

Junto al cambio que requiere la actualización del Casete Fiscal viene una reforma del artículo 86-D de la CFF, un apartado que especifica que la multa por no actualizar los datos del Casete Fiscal sería de 3.080 a 9.250 pesos. El principal problema es que no se trata de una sola multa. Ahora, cada vez que el SAT envía notificaciones, advertencias o cualquier otra cosa a la bandeja de entrada y esto no es revisado por el contribuyente, se acumulan nuevas multas. Estas medidas entrarán en vigencia a partir del 31 de marzo para las personas jurídicas, a partir del 30 de abril para las personas naturales y en el caso de los contribuyentes asalariados será opcional.